Modelo de Competición.

Como se decía en el Informe  de la Comisión de Competición, esta temporada entra en vigor la Normativa de Competición, un texto sin precedentes en España que va a permitir organizar de un modo más uniforme la competición a nivel nacional. Digo sin precedentes porque, aunque existía una cierta normativa asumida, no existía un documento común que explicase cómo y acorde a qué normas debía competirse en España bajo el amparo de la Federación. Esta normativa no es, en sí, un gran cambio sobre aquello a lo que estamos acostumbrados, aunque incluye algunos avances importantes, sino una mera estabilización del sistema que ya se aplicaba en la mayor parte de los torneos. En esta entrada, comentaremos algunos de los puntos más importantes de dicha normativa.

La primera novedad es la introducción del sello de «Torneo FEJ». Hasta ahora, hablábamos de Torneos FEJ y no FEJ de un modo difuso y nebuloso, y por ello, el primer punto de la normativa es, precisamente, este. Una lectura rápida de las condiciones nos revela que los requisitos no son nada desconocido para la mayor parte de los torneos, y muchos de ellos son completamente lógicos a la hora de organizar un torneo. Nuestra asunción es que, en realidad, casi todos los torneos cumplen dichos requisitos, pero el control de la Federación garantiza que los cumplirán. Sin embargo, ¿para qué quiere un torneo recibir el sello FEJ? Esta pregunta es legítima, claro está, y la respuesta es sencilla: para poder rankear. Un torneo sólo podrá subirse al ranking si obtiene previamente el sello de Torneo FEJ. Esperamos, no obstante, que este sello sea también una garantía para los jugadores y que incluso los torneos amistosos busquen este sello.

 

Esto nos lleva a otra novedad, el procedimiento para rankear un torneo. Cuando una Asociación promueve un torneo, debe enviar sus datos a la Federación e indicar en el correo si desea o no que sea rankeable, siempre a priori. En caso de que el torneo reciba el sello, la Asociación deberá enviar los datos del torneo obligatoriamente a la Federación para incluirlo en el ranking. Surgió en el momento de la redacción la pregunta sobre qué hacer si un torneo no se manda habiendo pedido ser rankeado, y la respuesta fue una sanción. En función de la gravedad, el no envío con malicia de la clasificación de un torneo será penada, para garantizar que no se quedan torneos sin enviar por intereses personales.

 

Tras esto, llegamos a una de las reformas más profundas en el modelo: la modificación de las clases. Hasta la actualidad, existía una única escala con cuatro clases (A, B, C, D) para todos los torneos. Y no sólo, existía una auténtica marabunta de nombres (Regional, Open, Nacional…) sin que nada especificase qué era qué. Por ejemplo, ¿quién tiene derecho a organizar un nacional?¿Mi torneo es Regional u Open? Para solventar este problema, se comenzó separando los torneos en dos grupos distintos. Los Torneos Federativos son ahora propiedad común de todos, y su organización corresponde a la Federación, que los asigna a los diversos núcleos con un criterio geográficamente responsable. Seis torneos entran en este grupo: los cuatro Torneos Nacionales, el Torneo Internacional de España y el Torneo de Maestros, repartiendo los primeros 2000 puntos y el segundo 2500. En cuanto al Torneo de Maestros, se celebrará a final de año entre los diez mejores equipos del ranking y concederán el título de Campeón de España. Por su parte, para preservar una parte enorme del circuito, se crearon los Torneos Asociativos. En este grupo entran los Torneos Abiertos, con tres Clases (A, B y C, repartiendo respectivamente 1000, 500 y 250 puntos) y las Ligas, con dos Clases (1ª y 2ª, repartiendo 1000 y 500 puntos). La organización y titularidad de estos torneos dependerá de las Asociaciones, que podrán (o no) pedir la etiqueta de Torneo FEJ y enviar estos torneos al ranking. Se consideró, en el momento de su creación, que los puntajes reflejaban adecuadamente la mayor importancia de los Torneos Federativos (que, no en vano, son la verdadera muestra de competición nacional), pero permitían al tiempo seguir animando a las Asociaciones regionales a organizar torneos y ligas que, aunque menos representativas, son un elemento clave en la captación y fijación de jugadores y atención mediática.

 

En cuanto al ranking, hace unos meses se lanzó una propuesta para cambiar el modelo de distribución de puntos del mismo, considerando que la exponencialidad era excesiva. Aquel primer modelo, que proponía un reparto lineal de puntos, fue descartado finalmente, en favor de un modelo exponencial más tendido, que reducía las diferencias entre puestos, y que empezará a aplicarse de inmediato. Asimismo, como se avisó, el ranking estará compuesto sólo de aquellos equipos inscritos en el Registro Federativo, con la finalidad de evitar los «datos basura» y animar a los equipos a registrarse, dándonos la oportunidad de emplear el Registro como un verdadero indicador del estado del Jugger en España.

 

Finalmente, el documento incluye dos anexos, una tabla con puntuaciones de ejemplo para torneos de distinta clase y otra con el número máximo de faltas graves por jugador y equipo en un torneo en función del número máximo de partidos disputables, algo que comenzaba a volverse más y más necesario.

 

Este documento ha tardado meses en estar completo y aprobado, y es fruto del trabajo combinado de toda la Comisión de Competición, que ha debatido largamente cada norma, a fin de buscar el modelo más adecuado. Esperamos que lo disfrutéis.

 

Unha aperta.

Pablo Pereira, Subcomisario de Competición.

Deja un comentario